Carta a Brochero de la diócesis de Cruz del Eje

La diócesis de Cruz del Eje, con motivo de la próxima canonización del Cura Brochero, comparte una declaración que compartimos, en las vísperas de una de las fechas más importantes de la historia de la Iglesia en la Argentina.

Creemos

Como Pueblo de Dios, Obispo, sacerdotes y diáconos, religiosas y consagrados, los diferentes agentes de pastoral, los Movimientos y Asociaciones y los fieles que peregrinan en cada rincón de nuestra Diócesis de Cruz del Eje, queremos manifestar que:

  • Creemos que José Gabriel del Rosario Brochero está vivo. Fue y es un don del inmenso Amor de Dios por nosotros, su Pueblo, un faro que ilumina nuestras vidas.
  • Creemos que este camino de tantos años que será coronado con la Canonización no termina; la Causa de Brochero continúa con todos nosotros.
  • Creemos que somos instrumentos para que el nuevo Santo siga recorriendo pueblos y ciudades anunciando con gozo el Evangelio invitando a volver más y mejor a Jesús, porque en el camino diario nos podemos encontrar con muchos «Santos Guayama» de nuestro tiempo.
  • Creemos que todo bien que hacemos al hermano, especialmente en el orden de la promoción humana, lo hacemos desde nuestra identidad cristiana, descubriendo en cada hombre al Hombre, como expresión de nuestra comunión con Jesús.
  • Creemos que aquí, donde custodiamos sus restos y su Legado, el Espíritu Santo sigue haciendo su obra; «sabemos que siempre algo especial pasa» porque Brochero continúa intercediendo por su pueblo, en especial por los más pequeños, necesitados y pobres.

Por todo esto su próxima canonización nos impulsa a:

  • querer gastar nuestra vida por los otros, con amor, constancia, generosidad y humildad, haciéndonos cercanos a cada hermano, comprendiendo su realidad y metiéndonos en su «cuero», que es la manera de tener luz en nuestro propio camino.
  • Nos impulsa a contemplar la vida y las necesidades propias y del prójimo como desafíos para poner toda nuestra creatividad, inteligencia y fuerzas al servicio de la familia humana.
  • Nos impulsa a imitar a Brochero quien tenía un camino y una propuesta muy concreta: los Ejercicios Espirituales, donde hacía ejercitar el corazón de los hombres y mujeres de su tiempo para que abracen el Evangelio.
  • Nos impulsa, en definitiva, a caminar con la certeza de que Dios nos llama a ser santos también hoy, en estas mismas tierras por las que el Cura Brochero caminó y entregó su vida.

¡Brochero!,

ya que tenemos el privilegio que te hicieras Santo en el noroeste cordobés, todos acudimos a vos en nuestras necesidades con mucha fe. Lleva nuestra gratitud por las manos de la Purísima a Nuestro Señor Jesús. Amén

17 de septiembre de 2016